miércoles, 13 de mayo de 2009

039# El curioso caso de Saúl Verástegui

Los médicos llegaron por la mañana a San Miguel de Pallenque para llevar a cabo la vacunación contra la malaria. Tras una hora, uno de los sanitarios salió de la improvisada consulta y con media sonrisa le comentó a los señores Verástegui: "Lo de su niño no es normal". La señora Verástegui rompió a llorar "¡Mi niño no! ¡Mi pequeño Saúl no!". El señor Verástegui preguntó con firmeza: "Digame lo que le ocurre, doctor. Sin rodeos. Y por favor, deje de reirse." El doctor, algo ruborizado, miró a los ojos del padre y afirmó: "Lo que le pasa a su hijo es que tiene más rabo que el diablo."