jueves, 21 de abril de 2011

179# La repostería macabra de Kittiwat Unarrom


Kittiwat Unarrom es un panadero de Ratchaburi (Tailandia) que un buen día decidió darle una vuelta de tuerca al negocio de su padre. Y es que a Kittiwat se le ocurrió innovar en la panadería familiar y llevar a cabo tétricas obras de arte a base de pan. Para ello, estudió varios libros de anatomía, y se propuso que sus pasteles fueran de la máxima perfección posible, o sea, lo mas parecido a un cuerpo humano. De esta forma, en los escaparates de su tienda rebosan cabezas, manos, pies y hasta torsos humanos hechos a partir de masa de pan, pasas, nueces y chocolate.


Según Kittiwat, sus creaciones intentan “romper con la idea de las primeras impresiones, con la cultura visual. Es pan, tiene sabor a pan. A la gente le da impresión y no le dan ganas de comer, por lo que ven”. Es interesante como propuesta artística y de hecho, el negocio al completo, conforma su tesis para obtener un master en la Escuela de Bellas Artes de Taiwán. La panadería está acondicionada de forma similar a una carnicería, con objetos envueltos en bandejas de corcho blanco y aluminio, o colgados del techo en ganchos metálicos.


Cada pieza se cocina por etapas. En primer lugar, tras amasarlas y darles una primera forma y un primer golpe de calor, se retiran del horno y en caliente se las moldea profusamente. Después se pintan (la sangre está hecha con chocolate en distintas densidades) y se devuelven al horno para la cocción final. Algunas piezas, por ejemplo las cabezas, se fragmentan y se venden por partes: una nariz, las orejas, la boca. Otra se venden completas, como las manos, los pies o las vísceras.


Aquí dejo un video de cómo se lo curra Kittiwat:

2 comentarios:

Alury dijo...

Dios... con la pinta que tienen no creo q llegara nunca a probarlos. Yo soy de esas que comen por los ojos xD

eL KoProFagO dijo...

Tiene que ser gracioso hacer el zombie con este pan. Lo mismo está hasta bueno...
Saludos, Alury!